Good Contents Are Everywhere, But Here, We Deliver The Best of The Best.Please Hold on!
+01 (414) 230 - 5550
Campeonatos

Penúltima partida del Mundial. Karjakin, jugando su última partida con piezas blancas abrió con e4, derivando nuevamente, en una Apertura española. Carlsen con negras evitó la línea más conservadora de esta apertura, la variante berlinesa, que lleva a posiciones cerradas y poco ambiciosas (un “muro de Berlín”) y que da a las piezas negras bastantes posibilidades de empatar (que no de ganar).

En cambio, Carlsen se lanzó al ataque, abriendo líneas y sobre todo, rompiendo el centro del tablero con su movimiento 19, como un lanzamiento contra una una configuración de bolos, llevando la partida a una posición compleja y favorable en la que Karjakin otra vez tenía que calcular mucho para encontrar la defensa adecuada. Y como ha sucedido en otras partidas,la encontró, consiguiendo llevar la partida a un final de tablas por jaque perpetuo (repetición indefinida de jaques sin que el otro jugador los pueda evitar. El jugador que da jaque, puede reclamar las tablas) y dejando el marcador en 5,5 – 5,5.

Sólo queda una partida, una única bola de partido para ambos, para ser proclamado campeón del mundo de ajedrez. En caso de empate en la última se jugarían una serie de partidas rápidas , una especie de tie break, una ruleta rusa en la que todo puede pasar, partidas en la que priman más los reflejos y la rapidez mental que las preparaciones estratégicas. Adjunto un vídeo de minuto y medio para ver la intensidad de este tipo de partidas. La mano (y la mente) es más rápida que el ojo.

https://www.youtube.com/watch?v=GL-uWmw4YMA

0