Campeonatos

Game of Chessthrones

El 29 de noviembre de 1927 el aspirante al campeonato del mundo, Alekhine, daba la sorpresa en Buenos Aires venciendo al genial Capablanca en la última partida del mundial, coronándose como nuevo campeón del mundo de ajedrez ¿Se repetiría la historia 80 años después? Pues no. Después de 12 largas partidas, algunas de casi de 7 horas de duración, ayer se decidió el campeonato del mundo de ajedrez con una serie de partidas rápidas, una especie de tanda de penaltis en la que el jugador que falla pierde. Imaginad una final del campeonato del mundo de fútbol entre Brasil y España que se decidiese de esta manera. Las urgencias de los hospitales se colapsarían por ataques de ansiedad, coronarios… Sin que tengamos constancia hasta ahora de ningún infarto, ayer se vivieron momentos de una tensión extrema en la urna de cristal en la que se jugaban el título mundial Carlsen y Karjakin (y el reparto del millón de dólares en premios) y entre los millones de aficionados de todo el mundo que seguíamos las partidas en directo.

La primera partida terminó empatada, a ambos se les notaba el nerviosismo y el miedo a arriesgar. La segunda partida fue un breve resumen de lo que fue el comienzo de este campeonato. Carlsen consiguió una ventaja sobre el tablero, tenía todo a su favor para lograr la victoria pero Karjakin encontró de nuevo la única defensa posible, una genialidad, que le garantizaba el empate. Y en la tercera partida se vio al verdadero Carlsen, al que muchos habíamos echado de menos durante el campeonato. Atacó con todas sus fuerzas, jugó como sólo él sabe hacerlo, arriesgando, innovando y sacando ventajas imposibles, consiguiendo ganar la partida. En la cuarta y última, a Karjakin sólo le valía ganar con negras para empatar el marcador. Imaginad un último córner en un partido de una final del Mundial de fútbol en el que el guardameta, en el tiempo de descuento y a la desesperada, sube al área contraria para intentar rematar un gol que daría el empate a su equipo.

Karjakin salió a por todas, con una agresiva Apertura Siciliana (primera vez que se utiliza en este Campeonato). Carlsen se defendió bien y en un contraataque, con la portería rival vacía, consiguió ganar la partida con un remate espectacular.

Se prolonga el reinado de Magnus Carlsen. Durante 2 años asistiremos a guerras y combates entre todos los demás ajedrecistas del mundo para conseguir ser el vencedor entre los demás, el único elegido que intentará destronar al rey en la batalla por la corona y el trono ajedrecístico de 2018. Desde hoy mismo la guerra por el poder ha comenzado.

Pedro M. Vicente, profesor de ajedrez.